Enero 20, 2020 / Por: Margarita Aguilar Velázquez

Priorizan combate a incendios forestales como medida de cuidado de La Malinche

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas reportó acciones para el cuidado de La Malinche, pero la atención no es uniforme en Puebla y Tlaxcala

Priorizan combate a incendios forestales como medida de cuidado de La Malinche

Introducción

El volcán La Malinche está situado en los estados de Tlaxcala y Puebla en el centro de México, a 151 kilómetros al este de la Ciudad de México, a 43 kilómetros de la Ciudad de Tlaxcala y a 73 kilómetros de ciudad de Puebla.

Éste resguarda una amplia riqueza biológica, es proveedor de numerosos servicios ambientales y preserva componentes históricos y socioculturales; derivado de ello, el 6 de octubre de 1938 se declaró como Área Natural Protegida (ANP) con el carácter de Parque Nacional, con un alcance de 46 mil 112 hectáreas de superficie.

E 3 de abril de 2013 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Programa de Manejo Parque Nacional la Montaña Malinche en donde se establecen las acciones y lineamientos básicos para su manejo y administración.

Dicho programa se encuentra dividido en los subprogramas de Protección, Manejo, Restauración, Conocimiento, Cultura y Gestión.

Cada uno de estos subprogramas establece actividades acotadas en diferentes plazos de tiempo, los cuales se dividen en el corto, mediano y largo plazo con periodos que van de uno a cinco años y una categoría de permanente debiendo operar por plazos indefinidos.

En 2019, se cumplieron seis años de la implementación del Programa y considerando que los plazos de ejecución no rebasan los cinco años, ya deberían de existir resultados.

Con base al Programa de Manejo se realizaron nueve solicitudes de información por medio de la Plataforma Nacional de Transparencia a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), en donde se requirieron los reportes de las acciones ejecutadas.

 

Documentos Ausentes

En las diferentes respuestas proporcionadas por el organismo federal, se identificó que hacen falta diversos documentos y estudios necesarios para el diseño y ejecución de acciones efectivas para el cuidado de esta ANP.

Por ejemplo, en el Subprograma de Manejo se establece la obligación de crear un “mapa de las zonas de riesgo y monitoreo permanente de la incidencia de los incendios forestales”.

Por lo anterior se realizó la solicitud 1615100057419 por medio de la Plataforma Nacional de Transparencia a la CONANP, la cual respondió que no cuenta con dicho documento, y sólo adjuntó un mapa general de los incendios registrados en 2018 y 2019 en la región correspondiente a Puebla, pero no se incluían datos de la zona de Tlaxcala.

Por otra parte, dentro del Subprograma de Protección se establece la creación de un “diagnóstico de áreas frágiles y sensibles” con la finalidad de conservar especies en peligro de extinción o de protección inmediata.

Sin embargo, la CONANP informó que no cuentan con dicho documento, y en su lugar hizo referencia al estudio de cambio de uso de suelo derivado del Informe Técnico del Voluntariado de Peace Corps, además que se realizará la actualización del programa de manejo.

Además, en el Subprograma de Protección se establece la elaboración de un “programa de control y erradicación de especies exóticas”; en este caso, la Comisión reportó que está en proceso de elaboración de dicho documento, pero debido al poco personal con el que se cuenta, la información sólo se obtiene por medio de recorridos de campo esporádicos.

En dichos recorridos, agregó la Comisión en el oficio proporcionado, además se han detectado plagas forestales y especies invasoras.  

Dentro del mismo subprograma también tiene un componente de “mantenimiento de regímenes de perturbación y procesos ecológicos a gran escala”, los cuales se entienden como “la suma de todas las perturbaciones que afectan a un ecosistema”, por lo que se requiere un estudio de esta dinámica, el cual también se encuentra establecido en el Subprograma de Manejo, y que debería ser elaborado en coordinación con las universidades e instituciones de investigación nacionales.

Dicho estudio fue solicitado a la CONANP, pero respondió que no cuenta con estos documentos y que se encuentran en proceso de desarrollo del “Programa de evaluación y monitoreo de los regímenes de disturbio”, además remitió una vez más al Informe Técnico del Voluntariado de Peace Corps, que ya fue mencionado anteriormente, y a los documentos de Cambio de Uso de Suelo (CUSV) de los años 2000, 2005 y 2009.

También, en el Subprograma de Manejo, se detalla el componente “Desarrollo y Fortalecimiento Comunitario”, en el que se expone que una menor calidad de vida de los pobladores ejerce mayor presión social hacia los recursos naturales de la zona, y se hace referencia a la problemática de asentamientos de viviendas irregulares en la zona, derivados de la ausencia de Programas de Desarrollo Urbano y de Ordenamiento Ecológico del Territorio en los municipios que la integran.

Por lo anterior, se plantea la elaboración de un “diagnóstico de los problemas ambientales originados por los asentamientos humanos”, el cual fue solicitado por medio de la solicitud pública con número 1615100057619, pero la Comisión respondió que no cuenta con tal documento.

La CONANP sólo remitió al mismo Programa de Manejo de donde se deriva esta obligación, y vuelve a hacer referencia al Informe Técnico del Voluntariado de Peace Corp, mencionando que en éste se pueden ver de forma indirecta los efectos de los asentamientos humanos por medio del avance de la frontera urbana y agrícola en el Parque; además, en la respuesta se incluyeron datos de la población obtenidos en el censo del año 2000.

 

Prevención de Incendios forestales

En cuanto a las acciones concretas ejecutadas por el organismo federal para el cuidado de La Malinche, destacan los programas de combate y prevención de incendios forestales, ya que en el Subprograma de Manejo se establece que debe de existir un monitoreo permanente de la incidencia de los incendios forestales.

Con respecto a las áreas afectadas la CONANP informó que a pesar de que el número de incendios en el estado de Puebla ha disminuido de 79 a 16 por año, la cantidad de hectáreas afectadas en el 2019 casi se han triplicado en seis años.

En 2013 fueron afectadas 229.75 hectáreas en la zona por incendios forestales, pero al corte del 25 de octubre de 2019 iban 654, lo cual además representa el 41 por ciento del área total afectada durante los siete años registrados.

En cuanto a la incidencia en Tlaxcala, los datos proporcionados no permiten hacer un análisis como el de Puebla. Por ejemplo, no se tienen datos registrados de 2014 y 2019, lo cual impide una revisión completa de la incidencia en la zona.

Sin embargo, en cuanto al número de siniestros por año, hay que señalar que entre 2016 y 2017 se generaron el 63.2 por ciento del total de incendios registrados, y en 2018 sólo hubo 20 siniestros y 85.75 hectáreas afectadas, la cifra más baja.

Otro dato que llama la atención es que de 2013 a 2019 en Tlaxcala se registraron 811 incendios, mientras que en Puebla fueron 289; sin embargo, la cantidad de hectáreas afectadas es similar. 

 

Incendios Ocurridos en el estado de Puebla

Año

No de incendios

Hectáreas Quemadas

2013

79

229.75

2014

35

92.25

2015

37

81

2016

54

155.6

2017

35

181.8

2018

33

197.59

2019

16

654.01

Total

289

1,591.46

 

Incendios Ocurridos en el estado de Tlaxcala

 

No de incendios

Hectáreas Quemadas

2013

169

533.45

2014

sin registro

 

2015

109

113.75

2016

268

560.32

2017

245

670.1

2018

20

85.75

2019

sin registro

 

Total

811

1,963.37

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En materia de combate a incendios forestales, además se establecen una serie de acciones para generar redes de colaboración con los pobladores como medida de prevención y atención a estos.

Al respecto la CONANP entregó un listado de los núcleos agrarios dentro del Parque, destacando que es en Tlaxcala donde hay mayor presencia, con 28 ejidos que abarcan seis mil 442 hectáreas, y en el estado de Puebla existen 10 con cinco mil 342 hectáreas.

Además, reportó que se han llevado a cabo seis reuniones en el periodo de 2015 a 2019 con los pobladores de esta región para tratar diversos temas relacionados con la prevención de siniestros y cuidado de campos de cultivo.

En 2015 se convocó una reunión con los dueños de ganado del municipio de Acajete, relacionado con la Norma Oficial Mexicana (NOM) sobre las quemas agrícolas; y en 2016 a través de una reunión de difusión de programas de subsidios se dio a conocer la NOM para el uso del fuego bajo condiciones normadas.

En 2017 se llevó a cabo un taller de Planeación Participativa y una reunión de seguimiento con las autoridades agrarias y grupos comunitarios de Acajete, Tepatlaxco de Hidalgo y Amozoc para planear una estrategia de manejo del fuego.

Por último, durante 2018 y 2019 se presentaron nuevamente recomendaciones para el manejo de quemas agrícolas.

En cuanto a los puntos de control, la Comisión mencionó que existen dos casetas de vigilancia en Amozoc y Tepatlaxco de Hidalgo, Puebla, a cargo de los ejidatarios; y seis casetas en el estado de Tlaxcala para vigilancia y atención a los visitantes.

Por otra parte, se informó que se tienen asignados 72 guarda parques para la zona correspondiente al Estado de Tlaxcala y no se menciona ninguna información para la zona correspondiente a Puebla.

 

Informe Técnico del Voluntariado de Peace Corps

Como se mencionó anteriormente, ante la falta de diversos estudios necesarios para el cuidado del ANP, la CONANP reportó tener un estudio elaborado por el Voluntariado de Peace Corps, el cual fue proporcionado en su versión digital.

Este informe evalúa principalmente el Cambio de Uso de Suelo y Vegetación (CUSV) en el Parque Nacional La Montaña Malinche de 1995 a 2016, y fue realizado por Kathleen E Clancy, voluntaria de la agencia estadounidense Peace Corps entre 2016 y 2018.

Este análisis emplea imágenes satelitales en diferentes periodos para realizar un comparativo de los usos de suelo.

Dentro de los resultados obtenidos destaca el incremento de mil 771.654 hectáreas en asentamientos humanos urbanos y mil 93.89 hectáreas en zonas agrícolas entre los años de 1995 a 2016.

Las áreas de vegetación dispersa también aumentaron, ya que en 1995 se contaba con siete mil 665.12 hectáreas, y en 2016 se registraron 14 mil 638.6, es decir que hubo una variación total de seis mil 973.48 hectáreas.

En contraste, las áreas de vegetación densa registran una pérdida de dos mil 336.49 hectáreas, así como en las zonas de pastizales se han perdido nueve mil 726.467 hectáreas en el mismo periodo de 1995 a 2016.

A pesar de estas cifras, entre los años 2010 y 2016 se registró un incremento de 229.26 hectáreas en cuanto a la vegetación dispersa y densa, lo cual, se indica en el documento, podría representar que los programas de reforestaciones están funcionando.

 

 

1995

2016

Variación (%)

Alta Montaña (ha)

545.279

545.28

0.001

Vegetación Densa (ha)

13837.63

11597.37

- 16.1

Vegetación Dispersa (ha)

7665.12

14638.60

90.97

Pastizales (ha)

9347.33

1809.33

-80.64

Zonas Agrícolas (ha)

13836.91

16305.83

17.85

Zonas Urbanas (ha)

879.98

1215.84

38.16

 

Biodiversidad

En el estudio de Peace Corps también se incluye un panorama general de la biodiversidad de la zona, derivado de los objetivos de preservación de especies silvestres y biodiversidad establecidos en el Programa de Manejo del Parque.

En el documento se apunta que, dentro del Parque se tienen 982 especies registradas, de las cuales 26 son endémicas, es decir que se limitan a ese ecosistema y que no se encuentra de forma natural en ninguna otra parte del mundo.

Dentro de éstas, se tienen identificadas 160 especies de mixomicetos, comúnmente llamados mohos mucilaginosos, que son de gran relevancia en ecosistemas como el de La Malinche, ya que son eslabones imprescindibles de la cadena trófica, así como primeros repobladores cuando ocurre un incendio.

También existe un registro de 226 especies de hongos, con lo cual el Parque es considerado como una de las ANP’s en México con mayor diversidad de estas especies.

La variedad de plantas también es notable, ya que en el informe se registran 404 especies de plantas, 119 especies de aves y 19 especies de reptiles de los cuales nueve son endémicos.

 

 

Número de especies

Especies Endémicas

Mixomicetos

160

0

Hongos Macroscópicos

226

0

Plantas

404

0

Anfibios

9

2

Reptiles

19

8

Aves

119

4

Mamíferos

38

5

Insectos (escarabajos)

7

7

 

982

26

Un punto que vale la pena destacar es que en el informe se reconoce que son insuficientes los estudios de la biodiversidad real que hay en La Malinche.

 

Conclusiones

La montaña La Malinche abarca una zona de gran importancia biológica y sociocultural, además de brindar y proveer múltiples servicios ambientales y recreativos, por lo que se requiere vigilancia y protección en cumplimiento al decreto de Área Natural Protegida.

A seis años de creación del Programa de Manejo aún existen muchos documentos rectores y actividades que no se han implementado.

De acuerdo con los reportes proporcionados por la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (CONANP), se ha dado mayor importancia a la atención preventiva de incendios y el registro de los cambios de usos de suelo, pero se han descuidado temas prioritarios como los estudios de biodiversidad, plagas y especies invasoras.

Esta omisión de estudios es una problemática general e histórica persistente en gran parte de las dependencias que se dedican a la protección del medio ambiente, ya que muchas de ellas cuentan con programas de vigilancia, monitoreo e investigación, pero por cuestiones presupuestales o de administración no son llevados a cabo o se implementan de forma austera.

Otro tema prioritario es llevar a cabo acciones que reduzcan el crecimiento de asentamientos humanos en la zona protegida, ya que como reflejan los datos obtenidos del estudio técnico de Peace Corps, las zonas urbanas y agrícolas continúan incrementándose dentro del área natural protegida.

Finalmente, a pesar de que a nivel federal existe apoyo por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en materia de capacitaciones y de la Comisión Nacional Forestal en cuestiones relacionadas a riesgo por incendios, existe una falta de coordinación de los estados involucrados en la protección del ANP.

Aunque en el programa de manejo del Parque se establece la creación de múltiples convenios entre los estados de Puebla y Tlaxcala, en diversas ocasiones no existen acciones conjuntas por parte de estas entidades, esto se ve reflejado cuando la Comisión presenta estudios incompletos, como el mapa de incendios forestales.

 

Puedes descargar este informe en https://www.dropbox.com/s/zc94s4s4vb543mp/INFORME%20MALINCHE.pdf?dl=0

Con los Ojos Abiertos

Con los Ojos Abiertos es un portal de transparencia que busca observar y analizar las políticas públicas e incidir en ellas. Los textos son responsabilidad de sus autores y no reflejan, necesariamente, la postura de la Universidad Iberoamericana de Puebla o del Periódico Digital e-consulta.


logo e-consulta Universidad Iberoamericana