Jun01

Deciden en el Senado no hacer pública la información de las fallas en su nueva sede

Andrea Becerril // La Jornada

Aunque el Senado recibió formalmente el edificio que alberga su sede de Reforma e Insurgentes, el cierre del contrato con la empresa constructora no se ha dado aún, ya que antes deben subsanarse 600 defectos o fallas, detectados en la auditoría técnica financiera integral realizada a la obra, información que se decidió mantener como confidencial.

El resultado de esa auditoría, ordenada por los órganos de gobierno del Senado el 15 de marzo de 2012 y en la que participó el Instituto Politécnico Nacional (IPN), refiere de manera genérica fallas en los sistemas eléctrico, hidrosanitario, contra incendios, en los elevadores, en la arquitectura, en las estructuras del inmueble y otras que deberán resolverse antes de la segunda quincena de agosto, que fue el plazo establecido en la entrega-recepción de la sede.

Toda la información sobre esa auditoría, en la que participaron también Ingeniería, Control y Administración, SA, y la Federación de Colegios de Arquitectos de la República Mexicana, se clasificó como reservada hasta que el proceso concluya en su totalidad y se solvente cada una de las observaciones, recomendaciones y sugerencias.

En el informe que la contraloría interna remitió el pasado jueves al presidente del Senado, Miguel Barbosa, se señala que no puede hacerse público el expediente, ya quecontiene información necesaria para realizar actividades de verificación de cumplimiento de leyes, por lo que debe clasificarse como reservada hasta que la auditoría concluya en su totalidad.

Esto es, hasta que se solventen todas y cada una de las observaciones, recomendaciones y sugerencias.

Igualmente, la auditoría contiene datos que entran dentro del secreto bancario, financiero o bursátil, así como información clasificada de reservada o confidencial por otros entes públicos, se detalla.

En el documento se informa asimismo a Barbosa que para atender los 600 hallazgos e incidencias antes del cierre del contrato, se elaboraráconjuntamente con Banobras y su personal de apoyo un programa de actividades.

En el informe sobre el proceso deentrega-recepción definitiva de la nueva sede, que Banobras hizo llegar al Senado, el 24 del mes pasado, se señala que el contrato con la constructora Gami se cerrará hasta que concluyan los trabajos del convenio de concertación de acciones y el mecanismo de solución de controversias, iniciado el pasado día 18, y que se prevé finalicen en la primera quincena de agosto.

Posterior a ello es que se determinará el monto final del contrato y las deducciones posibles a la parte contratista, recalca Banobras.

El banco, responsable del fideicomiso para la construcción y equipamiento de la sede, explica que el Senado no quiso judicializar el diferendo con la parte contratista y decidió conciliar y llevar a cabo un convenio de concertación.

De esa forma se evitó un juicio legal contra Gami Ingeniería e Instalaciones, ya que hubiera generado afectaciones en tiempo, costo y funcionalidad del edificio.